miércoles, 1 de marzo de 2017

Reseña: 'El proyecto del doctor Topacio'

Autor: Paloma Sánchez Cortés


Editorial: Me gusta escribir libros

Año de publicación: 2016

Número de páginas: 228

Género: Ficción contemporánea

Formatos disponibles: Ebook y tapa blanda

Sinopsis: Laura, la protagonista de la novela, perdió a su padre, un famoso escritor, al que estaba muy unida. Tras su fallecimiento, empieza a frecuentar malas amistades, abandona sus estudios y se lleva cada vez peor con su madre. Una noche tiene un accidente de tráfico que le cambiará la vida. A raíz del accidente entrará a formar parte de el proyecto del doctor Topacio, una terapia experimental de un reconocido psiquiatra. Este doctor le propondrá vivir en un piso con otros cuatro jóvenes que también tienen que resolver sus propios problemas e inseguridades. Jóvenes para los que la vida no ha sido fácil. Una amistad muy profunda será la base de esta historia de superación. Llegarán a hacerse grandes amigos y también surgirá el amor. Juntos, a base de mucha tolerancia y autocontrol, lograrán encauzar sus vidas.

La autora Paloma Sánchez Cortés nació en Valencia en 1976. Es diplomada en turismo y técnica especialista en biblioteconomía, archivística y documentación. El proyecto del doctor Topacio es su primera novela publicada.

En primer lugar debo agradecerle a Paloma que me enviase su novela. El proyecto del doctor Topacio es un libro que mi amiga y compañera Vida de una lectora dispersa leímos casi a la vez, y la verdad es que las dos coincidimos bastante en nuestras reseñas.

La sinopsis de la obra expresa tan bien la historia que no es necesario que yo haga ningún resumen, así que iré al grano. Se trata de una novela de ficción contemporánea (y hasta un poco dramática) que destaca por su originalidad temática. La obra se construye desde la tragicomedia, internándose en la rutina de una joven cuya vida se ve truncada en dos ocasiones, y que solo con la comprensión de otros que han sufrido tanto como ella puede llegar a superarlo. Me gusta este mensaje de esperanza, y cada renglón del relato transmite emotividad. Por descontado, un punto fuerte de la novela es que está muy bien escrita, en un lenguaje sencillo y claro, pero sin caer en lo coloquial.

Sin embargo, he de reconocer que el comienzo se me hizo algo largo. Si la novela tiene poco más de 200 páginas, las 100 primeras son de introducción, y solo después comenzaremos con el verdadero "proyecto del doctor Topacio". A mi parecer (ya sabéis que esto es siempre una opinión subjetiva) la novela habría estado igual de bien e incluso mejor si se le cortaran al menos cincuenta páginas del principio. Me ha dado la impresión de que la novela se dividía en dos partes: la primera de pura tragedia y drama con bastantes descripciones instrospectivas, y la segunda de más acción y diálogo (con más chicha). En definitiva, si empezáis el libro y veis que no os termina de llamar, que sepáis que a mitad de la novela es cuando os vais a empezar a enganchar.

Los personajes estaban muy bien construidos, desde luego brillan por su originalidad. Tenemos a:

1) Nuestra protagonista Laura, una chica con el corazón roto por la muerte de su padre y una pierna ortopédica debido a un accidente de moto. Al principio la odiaba mucho porque me pareció muy típico eso de "la adolescente enfadada con el mundo" que es al principio, pero luego es el personaje que más evoluciona y acabé haciendo las paces con ella en mi fuero interno.
2) Ángel, un homosexual con sida (parece que ningún homosexual tiene nunca pulmonía u obesidad, en todos los libros en los que enferman tienen sida) al que intentaron quemar vivo por su sexualidad. Ha sido mi personaje favorito.
3) Fernando, un tipo algo machista al principio pero que luego acabará evolucionando, igual que Laura. Su problema es que tiene esquizofrenia y tendencias suicidas desde que su novia lo plantó en el altar (cosa que, por otro lado, no es de extrañar ya que llevaban años saliendo y él la mintió sobre su problema hasta las vísperas de la boda).
4) Miguel, que tiene problemas de mal humor.
5) Silvia, que es anoréxica.

Francamente, creo que con estos personajes la novela se escribía sola. Cada uno de ellos representa un problema o una lacra social a la que la autora trata de darle visibilidad. Paloma intenta acercar esta realidad al lector y obligarle a empatizar con los personajes, lo cuál es muy positivo, tal y como yo lo veo.

Para terminar, ya sabéis que siempre me gusta sacar alguna curiosidad de los libros que leo y en este libro ese puntito está muy claro: aunque la novela se llama El proyecto del doctor Topacio, creo que el doctor Topacio es el personaje que menos aparece.

En conclusión, es una novela que no está nada mal, con buenos personajes y una trama curiosa. Eso sí, si eres sensible o tienes un día magnífico debo advertirte de que el libro, al tocar temas tan duros, al principio se hace muy dramático, pero el mensaje de superación personal que lleva intrínseco hace que ese pequeño mal trago del principio se olvide. Se la recomiendo a los que estén pasando una mala racha y, en general, a todos aquellos que quieran comprender desde otro punto de vista más cercano los problemas psicológicos y físicos a los que se enfrentan los personajes.